La verdad sobre la RSI

Escrito por: Roberto Sánchez Estrada

“Es el fin de la interpretación simultánea presencial”. Ésta es la frase que seguramente muchos de ustedes intérpretes de conferencias han oído decir a sus colegas. Seguramente también, habrán visto a muchos de sus concabinos en un frenesí por equiparse y poder comenzar a trabajar “a distancia”, dado el alto volumen de eventos que con seguridad debe permitir esta novedad, o al menos ésa es la creencia. Estas ideas y muchas otras son las que dan origen a la presente entrada del blog, que busca aclarar, en la medida de lo posible y a partir de la experiencia de intérpretes profesionales, la verdad sobre la RSI.

 

Tecnología disruptiva

La interpretación simultánea a distancia o remota (por un calco del inglés, quizá) es una nueva técnica[i] cuyo fin es permitir la prestación del servicio en contextos particulares en los que la barrera principal a la comunicación (además del idioma, claro está) es la diferencia geográfica de los participantes en el contexto interactivo. También pretende ser, en palabras de sus desarrolladores, una opción más accesible en términos económicos[ii] en comparación a su contraparte in situ (en la que se debe considerar la renta de equipo y en algunas ocasiones el pago de viáticos).

 

Claroscuro

Los principales beneficios que nacen de este nuevo formato para los intérpretes son los relacionados con la reducción de traslados y el hecho de poder desempeñar su labor desde casa, así como las consecuencias directas de lo anterior, por ejemplo: menos gastos por transporte o menor inversión en la imagen profesional personal. Asimismo, debemos mencionar la posibilidad de desarrollar nuevas habilidades profesionales (técnicas, informáticas, etc.) y de nuevos mercados (nicho), como sugieren algunas asociaciones de intérpretes[iii] y consultoras de interpretación.

En cuanto a los inconvenientes, es menester enfatizar el aumento en la carga laboral para el mediador lingüístico, ya que a su habitual labor de alta demanda cognitiva se deben añadir las nuevas tareas que correrán por su cuenta (dada la naturaleza técnica misma de la simultánea remota) y que le exigirán una mayor atención dividida, a saber, el manejo de la interfaz de la plataforma de RSI,  la comunicación no inmediata ni directa con sus diferentes interlocutores, las cuestiones de la infraestructura a su cargo y finalmente el estrés que genera todo lo anterior.

 

Con certificación “remota”

Todos los que tengan un interés en iniciarse en la simultánea a distancia deben considerar que los requerimientos son los mismos que para la simultánea in situ; es decir, logística del evento con agencia/cliente final, preparación temática y terminológica, así como personal. A lo anterior y específico de esta técnica, se deberá agregar la infraestructura material y no material que se requiere para la prestación de este servicio, por ejemplo: internet y computadora con determinadas características, equipo de audio y sonido específico (micrófono y audífonos), además del manejo de las diferentes plataformas de RSI. Las especificaciones de lo anterior, si bien comparten elementos en común, dependerán de la agencia/plataforma con la que se esté trabajando.

 

Micrófono profesional para grabación y streaming. © Ana Karen Audiffred Uriega

 

Ataque sónico

Los riesgos para los intérpretes, además de ser algunos comunes a los escenarios in situ, tienen en el caso de la RSI un particular impacto en sus herramientas de trabajo: el oído[i] y la voz. Estudios han demostrado que el volumen del sonido es 25% menor en otras modalidades de la interpretación remota[ii]. Al respecto, un número importante de intérpretes están de acuerdo que también es el caso para la simultánea a distancia. Lo anterior tiene un impacto directo en la audición del intérprete y consecuentemente en el uso de su voz: mayor volumen para el oído y mayor volumen de la voz. Es por eso que se tienen que tomar las medidas necesarias para atender esta situación, algunas de las cuales ya están reguladas por diferentes organismos[iii], [iv], [v] (equipo contra choques acústicos, frecuencias de audio adecuadas[vi], monitoreo de la voz, etc.). Además, se debe tener en consideración, en algunos contextos de aplicación de la RSI, la diferencia de volumen de las diferentes entradas de sonido y la falta del equipo apropiado por parte de los otros participantes.

 

 

Set de audífonos con micrófono de diadema profesional ©

 

La panacea

Dada la situación mundial actual (pandemia de COVID-19) y la consecuente búsqueda de opciones en línea para la consecución de las actividades de muchas entidades públicas y privadas, la RSI ha visto un aumento en las referencias que se le hacen. Curiosamente y “contra toda lógica”, el despunte de los eventos en este formato ha seguido el mismo camino que las demás industrias afectadas; es decir, a la baja, al menos en el mercado local (México). Costos, capacidades, reflejo de la deriva económica presente, cualquiera que sea la causa de este letargo, el flujo de trabajo a distancia no ha sido el esperado, según el consenso de varios intérpretes que han trabajado con esta técnica de manera constante desde antes de la crisis por el coronavirus.

 

La verdad nos hará libres

Habida cuenta de lo anterior, es de vital importancia decir que la interpretación simultánea remota no es ni ha sido la solución a una caída en el volumen de trabajo para los intérpretes. Desde sus inicios, la RSI se ha inscrito en su propio nicho dentro del mercado de los servicios lingüísticos, el cual se ve afectado de la misma manera que el mercado de bienes y servicios mundial. Cabe mencionar también que la inversión en equipamiento y capacitación para la prestación de este servicio corre por cuenta de los mismos intérpretes y puede no siempre resultar productiva al final.

A pesar de lo anterior, esta nueva tecnología ha llegado para quedarse y poco a poco va reclamando su propio lugar, lo que sin duda traerá muchas nuevas oportunidades para los profesionales de la interpretación. Así, se puede concluir sobre la RSI que disruptiva sí es, panacea no.

 

 

Referencias

 [i] Private Market Sector Standing Committee. "Remote Simultaneous Interpreting: time to start a dialogue.". aiic.net February 11, 2019. Accessed May 20, 2020. <http://aiic.net/p/8755>.

[ii] Private Market Sector Standing Committee,Communications officer. "The long view: AIIC and remote interpreting". aiic.net May 29, 2019. Accessed May 20, 2020. <http://aiic.net/p/8816>.

[iii] https://ec.europa.eu/education/knowledge-centre-interpretation/sites/kci/files/interpreting_platforms_-_consolidated_test_results_and_analysis_-_def.pdf

[iv] https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/186427

[v] https://aiic.ch/fr/press/remote-interpreting-ws1/

[vi] http://www.ata-divisions.org/ID/remote-simultaneous-interpreting/

[vii] Gillian Misener. "The shocking reality of sudden noises". aiic.net May 29, 2019. Accessed May 18, 2020. <http://aiic.net/p/8811>.

[viii] AIIC Taskforce on Distance Interpreting. "AIIC Guidelines for Distance Interpreting (Version 1.0)". aiic.net January 11, 2019. Accessed May 18, 2020. <http://aiic.net/p/8734>.

[ix] https://www.iso.org/obp/ui/#iso:std:iso:pas:24019:ed-1:v1:en

[x] http://www.ata-divisions.org/ID/remote-simultaneous-interpreting/